La Hermida, la aventura entre montañas

La Hermida desde las alturas

A tan solo 90 kilómetros de la capital cántabra y ajena a todo el barullo, ajetreo y asfalto de la ciudad, nos encontramos un bellísimo enclave municipal en la comarca de Peñarrubia, La Hermida.

No bello tan solo por la majestuosidad de sus verdes montes a los que nos tiene acostumbrados Cantabria, sino por sus habitantes, tranquilas vidas y esa silencia que tan solo se rompe con el cantar de algún pájaro.

Tal es el paisaje, que el camino hacía este recóndito lugar no iba a ser menos. El famoso desfiladero de La Hermida, el más largo de España con 21 kilómetros de longitud y encanto. Rodeado de montañas, macizos y laderas en las abundan arboledas de encinas, alcornoques, robles y hayas, todo ello acompañado del caudal del rio Deva.

Con una población de apenas 120 habitantes, La Hermida ve duplicados sus habitantes en las épocas más estivales. Son muchos los turistas que llegan de numerosos puntos de España y del extranjero a esta pequeña comarca para disfrutar de su cultura, gastronomía y actividades de montaña.

Y es que La Hermida, además de contar con un paisaje lleno de esplendor puedo presumir de poseer entre sus montañas la primera Vía ferrata de la Cordillera Cantábrica, una de las actividades más solicitadas por los visitantes.